Yaberín y la Rueda de las Encarnaciones


Yaberín y la Rueda de las Encarnaciones

extracto nuevo libro de Rodrigo Romo

El proceso denominado Rueda de Encarnaciones de la humanidad en la Tierra, así como en otros mundos en cuarentena, presenta un factor determinante que es la total amnesia de los ciclos anteriores de encarnación en la materia densa física o en el umbral, además de los mecanismos de control que se insertaron en la Tierra por parte de los diferentes grupos en un intento de apoderarse de vuestro complejo código genético físico y espiritual.

Sí, existe una diferencia extremadamente compleja en el universo entre el genoma espiritual que proviene de la Supra Mónada y el genoma del cuerpo biológico en el que encarnáis, a pesar de que ambos pasan por ajustes y procesos de simbiosis para que pueda ocurrir el proceso de la encarnación. Esa tecnología del Alma pertenece a los Maestros Creadores de la Supra Confederación y no es accesible en los niveles por debajo de 20D, lo que lleva a todos los miembros de las Federaciones y de la propia Federación Intergaláctica a una búsqueda desesperada de esa codificación y con ella la del poder divino de Dios como se expresa en la convicción humana. La mayor diferencia entre la Tierra y los otros planetas de exilio del grupo de Orionis de las 108 Federaciones es, en realidad, el contingente de almas y la presencia de diferentes grupos estelares, muchos de los cuales no son de ese mismo grupo de las 108 Federaciones que aceptaran los tratados de Alcyone, por lo que existen conflictos entre los denominados “Rebeldes” y los “Federados”. Otros los llaman “Confederados” y “No Confederados”, lo que en realidad son términos erróneos.

De cualquier forma, vuestra presencia en la Tierra formaba parte inicialmente de la propuesta del proceso de comunicación mediúmnica, motivo por el cual tenéis la llamada efusión no física. Es decir, estabais encarnados en el cuerpo astral de vuestro cuerpo criogénico o en la forma humana adaptada y de este modo, a través del acoplamiento mediúmnico, incorporabais en los humanos y los ayudabais en su caminada en la dualidad. Sin embargo, las cosas acabaron complicándose por varios factores externos a vuestra voluntad. Y entre ellos la presencia de los Xopatz y de su equipos de renegados reptilianos que iniciaron una lenta y constante contaminación de las civilizaciones de la Tierra en los últimos 120.000 años, pero esta situación se tornó más pesada y evidente a partir de la llegada de los exiliados el Sistema de Capela hace unos 87.000 años y posteriormente con los otros grupos de exiliados de los Sistemas de Tau Ceti, Boronak y Shaula formando una capa psíquica densa de conflictos en el inconsciente de los seres físicos en la Tierra y en el plano astral, dando paso a lo que vosotros denomináis actualmente el Umbral que antes no existía.

Esta complicación en la Tierra dejó a los líderes de las Federaciones literalmente perdidos y sin capacidad de acción frente a la constante amenaza de una nueva guerra con los grupos que representaban las fuerzas “Rebeldes” del otro lado de la Zona Neutra. Es por este motivo que las directrices en el caso de la Tierra y de otros 5 planetas en cuarentena nunca fueron tomadas en serio, pues los “Rebeldes” no tienen directrices. Son como bandidos y sus leyes son las que les proporcionen ventajas sin importar las reglas, colocándose siempre que pueden en una situación de conflicto. Los representantes legales de las 108 Federaciones no podían correr el riesgo de provocar un incidente grave por lo que la Tierra y otros 5 planetas similares siempre han permanecido en la cuerda floja entre las polaridades y los abusos de diferentes grupos presentes con sus investigaciones y la esclavización de los habitantes de esos planetas.

Estos 6 planetas en cuarentena suman algo cercano a los 1,3 billones de Almas acopladas en su estructura desde el Umbral hasta su nivel más sutil de forma similar a como es en la Tierra, formando parte de las Almas que fueron puestas en exilio después de los ajustes del final de la gran guerra de Orión, cuando se produjo la intervención por parte de la Supra Confederación. El contingente de exiliados no está formado sólo por seres de baja frecuencia, existen seres de elevada energía que no quisieron convivir con las nuevas directrices y buscaron mundos apartados para vivir y a través del éxodo, algunos de esos mundos acabarían siendo escogidos como mundos de cuarentena y otros obviamente no. Mi participación en este contexto junto con mis otros hermanos de las Escuelas Iniciáticas está directamente relacionada con el proceso de encarnaciones de muchos de vosotros como agentes de rescate y del propio aprendizaje que esto significa para todo el proyecto en una magnitud mayor, que sirve para el propósito de la Mónada además de la captación inicial de vuestro YO SOY, precisamente por ser del interés de la Supra Confederación toda la situación que está siendo valorada y experimentada por vosotros en la dualidad más densa de la materialidad.

La Tierra es un planeta complejo así como vosotros sois extremadamente complejos y difíciles de evaluar y anticipar respecto a vuestras acciones, cogiendo desprevenidos a muchos de los agentes o incluso a vuestros Ángeles de la Guarda que forman parte de vuestra compañía personal en el proceso de encarnaciones biológico y que se ponen en situaciones que no forman parte de vuestra propuesta original. Yo mismo acabé desdoblándome en fractales que no deberían haber existido, pero fue necesario para poder llegar hasta muchos de vosotros que quedasteis perdidos en el flujo existencial de los planetas próximos de la Zona Neutra e incluso de aquellos planetas que necesitaban de mi atención y esfuerzos de ayuda. De la misma forma los equipos de Maestros, Tronados, Coronados y otras denominaciones de seres en sus respectivas funciones se ofrecieron voluntarios para estar presentes en esos mundos y establecer programas de Rescate y de despertar vuestra consciencia a través de los mecanismos mediúmnicos que ayudan en el desarrollo de la sensibilidad mediúmnica y sensorial de los cuerpos sutiles cercanos a la materialidad terrestre.

Cada uno de vosotros representa la punta de una enorme estructura o incluso una falange de entidades que están acopladas y entrelazadas con vuestro proceso de encarnaciones físico, astral y umbralino en los mundos en cuarentena y en muchos casos esta participación es resultado de vuestras realidades en las Federaciones Estelares y de los problemas políticos en los que os implicasteis mucho antes de llegar a la Tierra, lo que acabó por poneros en la situación de los Contratos Estelares de las Federaciones que a su vez potenciaron los Contratos Terrestres de los diversos ciclos de encarnaciones, en muchos casos conectados al problema del fanatismo obsesivo con los Dioses y con la magia.

Este texto puede ser compartido con la condición de que permanezca inalterado y se cite la fuente:
http://www.rodrigoromo.com.br
http://shinkara.es

Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.