Meditación Global de Cura Cuántica Estelar (3)

Hola amigos,

ya había recibido y continúo recibiendo informaciones asombrosas relativas a la contaminación radioactiva en Japón y cómo esta situación se ha extendido por el planeta llegando recientemente a afectar la costa del Pacifico de Estados Unidos.

Tenemos alumnos de CCE que residen en Japón y debido a las informaciones que recibo de ellos, decidí ayudar movilizando a todos para que utilicemos parte del tiempo de nuestras reuniones del jueves, entre las 21:00 y 22:00, para proyectarnos junto con nuestro anclaje y demás equipos de la Orden Santa Esmeralda, Orden Santa Ametista, Orden Melchizedeck, Orden Lanonadeck, Orden Goronandeck, Orden Voronandeck, Orden de los 7 Rayos, Orden de Aruanda, Orden de los 144 Rayos y en conjunto con los equipos de los mundos Intraoceánicos e Intraterrenos, para ayudarnos a crear una burbuja energetica de cura, rescate y limpieza del planeta empleando las flotas de Vimanas de energía libre y Vril e intervenir definitivamente en este proceso, solicitando inclusive en nuestras meditaciones que las naves del Comando Estelar participen con su tecnología y remuevan el excedente de la radiación acumulada de los accidentes nucleares que hemos presenciado en estos ultimos 30 años. Y específicamente este último de Japón que fue mucho peor que Chernóbil.

Esta información ha sido escondida por el gobierno de Japón y del resto de paises. Los alimentos contaminados ya presentan deformaciones, como los peces, insectos y otros animales. Deformaciones resultantes de la contaminación radioactiva, además de muertes de las que se evita informar. Se habla en Japón de una posible ley que prohiba los diagnósticos de los efectos causados por la radiación.

Bueno mis amigos, la propuesta esta lanzada y vamos a unirnos en este propósito de ayudar a Japón y a todo el planeta reduciendo los efectos de la radiación en proyección astral y morontial.

Agradecido por el apoyo y junto con nuestra familia estelar vamos a cambiar esta situación.

Abrazos a todos

Rodrigo Romo

Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.