Inicio del despertar de Yaberin


Yaberin y el inicio de su despertar

extracto nuevo libro de Rodrigo Romo

Yaberin pasó por las aulas de ambas realidades en su búsqueda interna, desde su planeta Yakon, para conseguir comprender la línea evolutiva que el alma traza para la consciencia en cada situación encarnacional. Con cada efusión que el alma desarrolla en su contexto consciencial, la sociedad, las limitaciones, los dogmas y valores impuestos por la moralidad, una nueva fase de percepción y comprensión del universo va tomando forma dentro de nuestra propia realidad racional e intuitiva. Este proceso es muy rico en experiencias y lleva a las personas a tomar decisiones erradas para quien valora la situación desde fuera. Esta es una de las cuestiones más complejas de criticar a alguien, pues estamos viendo las cosas de forma externa, con otro prisma, y el estudiante que analiza las situaciones en base a su propia consciencia está mirando con otro prisma creyendo muchas veces que toma la decisión correcta. Esta dualidad, observada por la consciencia a la que el alma se encuentra vinculada en cada cuerpo que utiliza en el proceso encarnacional, acaba por generar paradojas en la línea temporal a medida que esa consciencia crea las FORMAS PENSAMIENTO y FORMAS SENTIMIENTO que están directamente insertadas en el contexto bioquímico de las reacciones cerebrales y endocrinas, las cuales a su vez actúan sobre esa Alma que está viviendo la experiencia en la dualidad relativa del punto de vista que es cada ciclo encarnacional. Debido a esto, la escuela encarnacional es muy amplia y acaba generando varias opciones paradójicas en el flujo temporal de la propia existencia multidimensional durante la búsqueda de la comprensión y el control de su capacidad cocreacional que acaba obligatoriamente enfrentando la cuestión del PODER x PODER, sin un foco equilibrado como debería ser, pues cada ciclo posee una percepción distinta de la anterior o de las paralelas, sin la motivación de la armonía que debería ser el objetivo y no el poder en sí.

Muchas de las pruebas que los magos o aprendices necesitan pasar están relacionadas con la disciplina a la hora de tomar las decisiones que cada estudiante tiene por delante en las diferentes etapas personales. Esto ha reprobado a muchos estudiantes y sacerdotes. Aquellos que optan por las aulas negras del poder y del ego acaban siendo atraídos por su ambición y entran en otros laboratorios de experiencia, acabando por quedar totalmente sometidos a las manos negras de su propio lado obscuro. Como el estudiante no posee la maestría sobre su propia dualidad es presa fácil del ego, de la ambición y del poder que puede desarrollar. Por lo tanto, en este viaje, la estructura moral y ética de un alma representa una gran llave para definir el camino que la persona recorrerá dentro de la dualidad que el mismo ha trazado para sí. Estos aspectos están insertados en lo que se ha comentado más arriba, pues en cada encarnación la percepción del poder cambia y con eso la búsqueda acaba descontrolada y el lado obscuro del poder acaba superando el aspecto armónico en muchos seres. Esta condición se reveló más intensa y delicada en las Almas que fueran creadas por LOGOS Cósmicos e Hijos Paradisíacos del linaje de Anhotak, Sarathen y del grupo inicial que son cerca de 72 grandes Hijos Paradisíacos del Consejo Creacional antes de la llegada de la energía y la propuesta Micahélica de la energía Crística del Amor Incondicional. Esas Mónadas tenían una programación insertada en su codificación de ODU, o código genético cósmico, de esclavitud y sumisión al poder, lo que terminó insertado en la mayor parte de las especies más antiguas del linaje de los Reptilianos e Insectoides, que son muy anteriores a las matrices Mamíferas y posteriormente las Humanas y Humanoides.

Yaberin, en el inicio de su despertar de consciencia todavía en el planeta Yakon, vivió una época en la que el plano Dévico de su mundo mantenía un estrecho contacto con la realidad dimensional en la que él vivía. De esta forma, los lazos de comunicación eran mucho más directos y factibles. En realidad, la cuestión es más compleja pero vamos a simplificar. El planeta Yakon es un mundo multidimensional así como la Tierra y todos los demás, pues no se puede separar la ENERGÍA OBSCURA y MATERIA OBSCURA de la MATERIA BARIÓNICA, pues todas forman parte de la misma realidad unidas a través de las bandas de energía de MATERIA y ANTIMATERIA por las membranas BRANA, según propone la Teoría de las Supercuerdas. Entonces, cuando un alma accede al mundo más denso, denominado material por la humanidad en su limitada percepción de la materia y la energía, las conexiones entre cada plano vibracional no se pierden, siguen existiendo y siempre van a existir.

Sin embargo, la consciencia de un ser se ve afectada por la capacidad de observación y por los límites del cuerpo que utiliza para obtener la experiencia encarnacional desde el punto de vista humano de los 5 sentidos: vista, oído, tacto, gusto y olfato. Además de esos 5 básicos existen otros que incluyen la captación electromagnética del aura del átomo, frecuencias físicas de radiación de fondo, frecuencias psíquicas de las otras Almas pertenecientes a los otros reinos de la vida y de la expresión de la energía condensada dentro de los diferentes niveles de la materia y la antimateria. Todo esto pasa desapercibido a los sentidos de la humanidad, limitando de esta forma su percepción de la vida y su sensibilidad. Así, cada Alma o conjunto de Almas, cuando escoge una raza para vivir su periodo de experiencias encarnacionales queda vinculada a parámetros limitantes por un ciclo de encarnaciones o un tiempo, creando gradualmente los preconceptos y al mismo tiempo la necesidad de evolución conceptual relacionada con todo ello, lo que en términos de tiempo puede ser lento para la percepción de muchas razas.

El planeta Yakon poseía características de interacción con diversas dimensiones y realidades paralelas, que servían de base para la fantástica escuela que este ser tendría que pasar y posteriormente transcender hacia otras moradas como base de su viaje y aprendizaje, para cuando hubiese madurado y comprendido el contexto general de las situaciones en las que estaba implicado y así pudiese iniciar su verdadera misión y tarea junto al Comando Central de la Supra Confederación y de los otros grupos pertenecientes a ella.

El contacto con diverso tipos de habitantes Dévicos, como los equivalentes a los gnomos, duendes, sílfides, ondinas y otros que sostenía los procesos naturales de la flora y fauna, representaban la base de la cultura religiosa insertada en la sociedad de Yakon de aquella época. Todos los habitantes de Yakon sabían que la supervivencia y sustentación ambiental de su mundo era en parte regida por los elementales Dévicos. Más allá de los aspectos simbióticos geológicos y orbitales con las 3 lunas de ese mundo que daban perfecta sustentación electromagnética y espiritual entre las realidades astral y física. El reino Dévico poseía, al igual que en la Tierra, 4 reinos básicos y un quinto reino de nosotros denominamos Éter, pues ese reino sintetizaba las interacciones nucleares y psíquicas de los otros 4 reinos para crear un vínculo emocional con la civilización material. Lo mismo ocurrió en la Tierra hace miles de años cuando los distintos reinos se mantenían en contacto, tal y como vemos en nuestras fábulas del estilo del libro de Tolkien y su saga del Señor de los Anillos. Recordaros que no se inventa nada sino que se capta de la línea temporal a través de las experiencias que cada uno ya ha tenido y sigue teniendo en planos paralelos. Para el Alma y las esferas superiores el flujo de tiempo no es lineal como para los humanos, lo que permite vivenciar innumerables situaciones en el mismo tiempo cero y tener la percepción de cada una de ellas como una escala dentro de una regla.

Las falanges de los Orixás representan un fuerte vínculo con el quinto elemento de sustentación y equilibrio de los 4 reinos básicos, como en la Tierra y en muchos otros planetas en proceso evolutivo. Diferentes reinos bajo la tutela de un reinado inteligente, que en el caso de la Tierra corresponde a las divinidades denominadas ORIXÁS PRIMORDIALES. Así nuestro instructor Yaberin comenzó su viaje por el universo de la magia en una realidad donde el contacto psíquico y mediúmnico con otros planos era algo habitual.

Las enseñanzas sobre este reino se pasaban de padres a hijos e igualmente por las tradiciones tal y como ocurre aquí en la Tierra en algunas culturas como en el caso de la Inca, Maya, Hindú, Hebrea, Egipcia, Persa, Celta, Griega, Chamánica y tantas otras en sus inicios.

Al completar la fase de la infancia y aprender la fase básica de la comprensión cultural primitiva de una sociedad humanoide, Yaberin pasa a la fase posterior con mayor percepción y discernimiento sobre la dualidad y la cuestión del poder entre la Mente y la Materia y sus diferentes vibraciones evidenciadas entre el plano más denso de la materia y del plano Astral, que se considera no material de forma equivocada por parte de la humanidad actual. En esta fase del viaje de Yaberin surgen las técnicas de manipulación y conocimiento de los otros reinos relacionados con los Portales, mediante los cuales los Magos mayores trasponían dimensiones, lo que le fascinaba así como para muchas personas las estrellas representan una gran fascinación.

Yaberin sabía que muchos de los secretos estelares estaban insertados en los reinos de la magia, pues existían relatos de civilizaciones más antiguas que utilizaban portales para moverse entre las estrellas. Ese recuerdo estaba presente no sólo en el inconsciente de Yaberin sino en su mente intelectual pues él no había quedado aprisionado en los hologramas encarnacionales como otras Almas, pero necesitaba entender y vivenciar esos procesos para las decisiones que tomaría y las funciones que ejercería miles de años después en algunos reinos que tienen una completa correlación contigo que estás leyendo este libro o manuscrito. Como Yaberin pertenece a una Mónada que por naturaleza es aventurera, así como sus otras almas gemelas que estaban en este viaje en otra realidades algunas de las cuales mucho más allá de la posibilidad consciencial de Yaberin, existía el sentir interno psíquico de seguir esos otros caminos, un instinto de unirse a sus otros fragmentos que ya recorrían el camino de las estrellas y de la magia hacía mucho tiempo. Por tanto, Yaberin, al hacerse consciente de esa nueva necesidad interna, comenzó sus estudios sobre magia y sobre las realidades paralelas y templos herméticos donde se enseñaba magia. La escuela donde dio inicio a su viaje representaba una filial de la Orden de la Estrella Azul Púrpura sustentada por la jerarquía espiritual asociada a Metratón y la orden de Thoran, que es una sucursal de la orden Melchizedeck y de Thot Han.

Un factor importante que debe ser considerado nuevamente es que Yaberin no tenía en realidad almas gemelas o Fractales de alma como los otros, situación que él, en esa fase de su camino, no tenía claro, pues los otros hermanos del grupo de los 144 Maestros Entrantes estaban y todavía están interligados por una consciencia mayor del Consejo de los 28 Comandantes de la Supra Confederación, los cuales poseen un bagaje cósmico en el plano de los Superuniversos y ese registro estaba insertado en cada átomo de Yaberin. Por este motivo él sabía que tenía que continuar siempre adelante y no limitarse por la materia, pues precisaba retornar a la FUENTE PRIMORDIAL ya que incluso aunque no la entendiese o la conociese, esa necesidad estaba impregnada en él así como en los otros 143 Maestros Entrantes y en la mayor parte de las Almas y Mónadas implicadas en el programa Micahélico, lo que te coloca a tí lector en la misma situación.

La escuela Azul Púrpura o Apur, como también se la llamaba, representaba una de las 7 grandes escuelas iniciáticas que mantenían pequeños grupos de estudio a través de la meditación y la enseñanza de la manipulación extrasensorial, ya que ese pueblo tenía una gran facilidad para utilizar dones paranormales pues su mundo no tenía barrera de frecuencia como ocurre en la Tierra. Esto fue un punto muy importante en el desarrollo acelerado de muchos prodigios de esas escuelas, que en poco tiempo emigraron a otros mundos para aprender y enseñar, además de insertar patrones religiosos en relación con la trifulca que se instaló en muchos mundos debido al mal uso de los dones paranormales y las técnicas de la magia.

Durante mucho tiempo se dio un fuerte abuso por parte de seres dotados de altas capacidades sensoriales como telepatía, telequinesia, tele transporte y otros dones que les permitían controlar la materia, en relación con las culturas que no poseían esta capacidad, lo que dio lugar a muchas guerras por la posesión territorial y planetaria debido a cuestiones comerciales de obtención y extracción de recursos minerales para la industria estelar. Yakon es un mundo federado hace muchos miles de años debido a su postura política. En la época de Yaberin todavía no era federado pero presentaba una fuerte tendencia para ello por el hecho de que su cultura no era politeísta y racialmente pura. Esto ayudó mucho en las etapas iniciales de la evolución y contacto con otras realidades. En otras palabras, la sociedad que existía en el planeta Yakon, desde el punto de vista físico y astral, estaba insertada en una raza primordial única sin mayores diferencias de etnia racial y con almas provenientes directamente de otros mundos pacíficos o de las Federaciones del conjunto de Teta o Naoshi sin una historia de dualidad agresiva como es la situación de la Tierra donde existe almas con el más amplio registro histórico de encarnaciones, además de los exiliados con carga extremadamente negativa como resultado de sus acciones y la percepción de los registros encarnacionales, lo que complica mucho más el desarrollo y el despertar de la consciencia de la humanidad.

La relación entre pensamiento y energía producida es muy importante así como las descargas que el pensamiento produce; son factores que las personas de la comunidad de las escuelas sagradas todavía no comprenden totalmente, pero son muy fuertes y pueden provocar reacciones cármicas de grandes proporciones, dejando a una persona presa en el ciclo encarnacional cármico por decenas de ciclos hasta que se pueda liberar de esos resquicios que ella misma generó sin conocer las implicaciones reales que esto supondría en la vida de cada persona. Lo que coloca a la humanidad en muchos ciclos encarnacionales de contiendas cármicas familiares y sociales como puede verse en la vida de nuestros parientes y en nuestras propias relaciones.

El aprendizaje es duro y muy complejo pues al perder la consciencia estelar de nuestro origen y de nuestras responsabilidades como ser estelar, acabamos entrando en ciclos repetitivos de aprendizaje de forma más lenta lo que nos lleva a los diversos ciclos encarnacionales en la Tierra dentro de la barrera de frecuencia que densifica aún más los flujos mentales. Motivo por el cual el cinturón de fotones y los portales están actuando para acelerar el proceso evolutivo y la reconexión con la memoria estelar poco a poco en el llamado del alma que la humanidad está empezando a oír.

Los ciclos que realizamos en nuestras emanaciones de aprendizaje se ven impedidos o dificultados por los preconceptos religiosos y por el oportunismo que nos lleva a obtener ventaja sobre nuestro prójimo, lo que acaba por separarnos totalmente de nuestro verdadero flujo de vida divina y hace que la ilusión se manifieste de una forma mucho más grande y profunda en las irradiaciones y decisiones de nuestras vidas, entrando así en los ciclos repetitivos de encarnaciones, que muchas veces no podemos controlar mientras permanecemos intentando rescatar a parientes y cónyuges. Por lo tanto, el alumno que busca un conocimiento real sobre el potencial de las invocaciones sagradas debe buscar la mejor forma de armonizar su consciencia y su forma de emanación cerebral y de sentimientos para poder sentir en primer término el universo que le rodea, el reino Dévico que le sustenta, a partir de las estructuras biofísicas del organismo, donde entran las enseñanzas ligadas a los Orixás del Brasil y de África, en lo concerniente al reino de cada Orixá y en las condiciones generadas a través de los elementos de la naturaleza aplicados a los cuerpos físico y espiritual de una persona. Todo este conocimiento influye de forma importante en la revelación de la forma correcta de operar y dirigir los mantras hacia las realidades paralelas y hacia la vida misma de la persona que busca tal conocimiento.

Toda invocación sagrada requiere un punto de poder, un símbolo rayado (pintado) o una entidad de poder que pueda abrir la potencialidad y los respectivos portales para que la petición e invocación sean eficaces y penetren en las diferentes realidades en la que se deba manifestar. Esto es un hecho que las personas desconocen habitualmente y acaban haciéndolo de manera incompleta, lo que en muchos casos es muy bueno pues de esta forma el mal que hacen puede ser deshecho y revertido para su armonización por las fuerzas de la naturaleza. Por este motivo no se enseñan estos conceptos y lecciones a la humanidad. Sin embargo, algunos magos y hechiceros enseñaron a personas a utilizar este conocimiento, lo que degeneró el equilibrio de la Tierra llevando a la destrucción de muchas ciudades y de la propia Atlántida como muchos saben y sienten en su viaje personal.

Cuando este punto de poder es revelado, el oficiante y aprendiz se torna responsable y pasa a ser el guardián de ese símbolo o entidad de poder para evitar que sea utilizado de forma indebida en manifestaciones inarmónicas en el reino Humano, Astral o Dévico. Sin embargo, muchos hijos de santo como nosotros los llamamos, así como muchos alumnos de las escuelas herméticas, terminan utilizando de forma indebida este conocimiento y lo utilizan para alcanzar rápidamente lucros personal y llevar ventaja sobre los demás, lo que los coloca en la lista negra del Consejo Cármico, que ha hecho una gran limpieza de exilio de la Tierra desde la convergencia armónica en agosto de 1987. Así, esas personas que utilizaron de forma indebida los conocimientos sagrados están pasando por una gran prueba de purgatorio encarnados y corrompiendo su alma y su cuerpo físico con dolencias muy graves debido al mal uso de las energías y la tentativa de corrupción de las entidades Dévicas que estuvieron involucradas en ese proceso. Las invocaciones requieren un total control del conocimiento de las energías de los 4 elementos básicos y de los demás, en la medida en que la persona conoce la regencia estructural de las energías estelares y las configuraciones de los astros y de los reinos interligados, no sólo de los 4 elementos que se emplean en la Tierra, sino también de los otros desconocidos, ligados a la regencia de las entidades que serán incluidas en la invocación y de los Devas que formarán parte del trabajo.

Las experiencias de Yaberin en los mundos de Sirio, en especial en las inmediaciones de Avaara, fueron muy interesantes, pues los reinos Dévicos de esos mundos eran muy complejos y totalmente interligados entre sí, para aprender la totalidad y la responsabilidad de la correlación entre las diferentes partes de la naturaleza. Los mundos de Avaara son mucho más sutiles que la Tierra y en la época en la que Yaberin era un aprendiz, hace millones de años del tiempo lineal terrestre, su realidad existencial era similar a lo que se podría considerar e interpretar como 5D. En aquella situación, cuando ya había pasado las iniciaciones con los reinos Dévicos para aprender la correcta utilización de las hierbas y el poder de la naturaleza de los 4 elementos básicos de control, le llevó un tiempo poder interaccionar con el otro aspecto, pues en la primera etapa del conocimiento de los 4 elementos y de la correlación con el poder del fuego, las plantas, el agua y la tierra, las invocaciones que se utilizan tienen relación directa con la totalidad de los mundos encarnados y están enlazadas con los devas locales pero cuando se evoluciona hacia dimensiones más sutiles, la envergadura de ese conocimiento también aumenta de forma proporcional y las entidades empleadas pasan a ser de otra realidad más sutil, lo que pone a la persona en sintonía con mundos paralelos y no sólo con la realidad astral del mundo en el que vive.

En las lecciones que Yaberin superó era necesario conocer la relación de sustentación electromagnética de las estrellas ligadas al cinturón de fuerzas de Sirio, Avaara y Atrix, que conforman la fuerza triple del Alfa & Omega del cuadrante sectorial que envuelve la constelación de Orionis y que se relaciona directamente con la Tierra. Lo mismo es válido para la estrella Alcyone, que es el Alfa & Omega de la constelación de Pléyades, y que es confundida por muchas personas como la equivalencia de Sirio.

Este texto puede ser compartido con la condición de que permanezca inalterado y se cite la fuente:
http://www.rodrigoromo.com.br
http://shinkara.es

Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.