Arquetipos Genéticos de Consciencia


Arquetipos Genéticos de Consciencia

extracto libro de Rodrigo Romo

Siguiendo los mismos parámetros de la Confederación Multidimensional en la administración e investigación genética de los Superuniversos, el consejo de Metraton-Micahel decidió emplear proyectos que el Voronandeck Shtareer ya había incluido en la administración de Orvotón, que era la creación de los arquetipos y patrones básicos de mutabilidad de la psique de las Supra Mónadas y de sus desdoblamientos las Mónadas, para crear una línea Consciencial básica, de forma que pudiera ocurrir la evolución de los segmentos genéticos y psíquicos de las almas que serían incluidas en el desarrollo de futuros proyectos, creando de esta forma un concepto de arquetipos similar al que la sociedad humana entiende como signos del horóscopo que otorgan cualidades y características a las personas que nacen bajo cada signo.

En el caso de estos arquetipos, su función real era crear parámetros genéticos primordiales para que a partir de esos mismos genes se produjese el desarrollo y la evolución de formas de vida masculinas, femeninas, andróginas y simbióticas, con la intención de que estas razas pudiesen desarrollar su línea existencial en las realidades por debajo del espectro psíquico del Yo Soy entrando, por lo tanto, en el ámbito de las Almas y sus fractales.

Estos parámetros genéticos representan patrones de ajuste en el secuenciamiento de los genes en las esferas superiores desde las irradiaciones de la Supra Mónada y su desdoblamiento en Mónadas, creando las líneas de segregación entre la energía del Espíritu y el material genético que produce el “Alma” que se genera desde el foco del Yo Soy. De esta forma, estos patrones de energía y, por tanto, la codificación genética en un amplio espectro cósmico entre la antimateria y la materia, pasan por el flujo de la energía obscura y materia obscura hasta llegar al proceso de interacción con la materia sólida, sustentados por el flujo de esos arquetipos en las diferentes matrices consagradas por los equipos genetistas Monádicos de SHTAREER, dando forma a un manantial de vida y de probabilidades infinitas en la creación.

Partiendo de estos mismos parámetros, el Consejo de Micahel y Metratom decidió emplear el mismo principio para organizar en el sector de Naoshi/Teta patrones de 144×144 arquetipos para cada patrón genético y género de las especies que se estaban programando para el nuevo proyecto de evolución y creación, después de que la polaridad y los conflictos se hubieran instaurado. Como todas estas razas antiguas ya tenían indirectamente este patrón de arquetipos originado en su estructura genética primordial por sus cocreadores, la cuestión era insertar una nueva codificación partiendo de los parámetros que este Consejo definió como la nueva propuesta de realineamiento genético y espiritual. Esta nueva propuesta insertada sobre la que ya existía generó una nueva superposición de al menos 20.736 variaciones y arquetipos que en el proceso de densificación de los genomas incluiría aspectos de personalidad en cada nueva matriz.

De esta forma se produjo el surgimiento de los diferentes aspectos de personalidad para cada arquetipo insertado en el patrón genético de las razas pertenecientes al proyecto de Orión, partiendo del foco central de la Fraternidad Rosa de Orión y que posteriormente acabó siendo incluido por el grupo local de la Federación Galáctica en el desarrollo de los grupos y en la colonización, sirviéndose de este material genético insertado en la estructura Humana, Humanoide, Reptiliana, Draconiana, Draco, Mamífera, Anfibia y Simbionte, además de otras que están más allá de la comprensión humana. Cada uno de estos genomas recibió una nueva codificación conteniendo la llave de 144×144 genes proyectados en las esferas comprendidas entre la irradiación de la Mónada y del Yo Soy.

Por tanto, en el flujo de energía entre la irradiación de la Mónada y hasta llegar a la consciencia del Yo Soy, existe un nuevo linaje de genes y codificaciones relacionadas con los cuerpos supradimensionales Auvonal, Astroluz y Etérnico, que contienen códigos del flujo de la energía creadora de los pulsos de la vida de la Mónada y las diferentes irradiaciones del Yo Soy creadas por esa misma Mónada.

Este flujo acabó creando patrones biológicos de personalidad a través de la liberación de hormonas y procesos bioquímicos que el complejo sistema endocrino manifiesta en las diferentes razas, creando los arquetipos del género masculino y femenino y que en el caso de la Tierra fue traído e insertado utilizando apenas 144 matrices femeninas y masculinas en el plano de existencia 3D física como vosotros lo entendéis. En las otras esferas más allá de esta manifestación física, el patrón pasa a un gradiente mayor y múltiplo de esas 144 matrices.

Así se crearon en el proceso de colonización y manipulación genética en la Tierra durante los últimos 3,2 millones de años y a través de la codificación en la Cúpula de Cristal, 144 Matrices de energía Femenina y Masculina. En cada ciclo de evolución de los proyectos genéticos de la Tierra, a partir de ese momento, se insertó la estructura humanoide eligiendo 144 matrices para ambos sexos. En el transcurso de la evolución de las diferentes propuestas de razas y etnias a lo largo de estos últimos 3,2 millones de años fueron insertadas manipulaciones más allá de esos 144 arquetipos para crear las diferentes matrices de la personalidad humana. Lo que sin embargo no está claro pues los registros de la Cúpula de Cristal presentan fallos en la descripción de diversos puntos de la historia de la manipulación y creación de las razas desarrolladas en la Tierra por parte de los diferentes Comandos Estelares.

No sólo los Anunnakis de Nibiru estuvieron presentes en el contexto de la creación de una raza que en este caso dio origen al Homo Sapiens. Otros Comandantes y grupos estuvieron relacionados con la creación de otras formas de vida humanoide y humana mucho antes de eso y también emplearon los patrones de esas 144 matrices de las razas originales de la Federación Galáctica y las principales sociedades coloniales, como el grupo de Canopus, Sirio, Nodia, Gracyea, Maldek, Lira, Andrómeda y mucho otros, con anterioridad a los 850 mil años del tiempo terrestre.

Estos mismos arquetipos de personalidad acabaron con el tiempo siendo consolidados en las especificaciones del zodiaco y dieron lugar a lo largo de la evolución y en cada civilización a una representación particular de los diferentes tipos de personalidad de las almas y las personas que en la actualidad son simplificados en 12 signos o arquetipos personales.

Así, cuando la energía de la Diosa fue insertada en la Tierra, se utilizaron 144 matrices para crear la energía Femenina y de esta forma supervisar la evolución del foco femenino en la Tierra a través de las reacciones endocrinas y emocionales de los diferentes experimentos genéticos que fueron insertados en la Tierra por los grupos de la Federación Galáctica y los otros grupos independientes.

De forma cíclica, cada uno de esos 144 arquetipos genéticos y psíquicos creó afiliaciones de seres a lo largo de la jornada terrestre y hasta la actualidad pero todas con el mismo aspecto interior de la energía de la Diosa, que fue originada en Orión a través del foco de Amarylis. Por tanto, podemos afirmar que a lo largo de los últimos 3,2 millones de años la existencia de la energía Femenina de la Diosa en oposición a la energía Masculina realiza de esta forma el cierre de la polaridad masculina y femenina en el desarrollo de las razas y etnias de cada grupo racial incluido en la Tierra por los grupos estelares y que los diferentes grupos de almas y sus fractales aceptaron expresar en la Tierra.

En la actualidad tenemos en la sociedad terrestre sólo el concepto de 12 signos, lo que es una fracción de 144, siguiendo el concepto Celta que dio origen a la astrología moderna. Pero estudiando otras culturas podremos encontrar conceptos ligados a los arquetipos divinos de la energía femenina, que es el foco de este libro y la propuesta de revela parte de ese origen.

(Extracto del nuevo libro de Rodrigo Romo sobre las “Diosas” que será lanzado en breve)

Este texto puede ser compartido con la condición de que permanezca inalterado y se cite la fuente:
http://www.rodrigoromo.com.br
http://shinkara.es

Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.